Cuando la buena docencia no es apoyada por otros profesores del centro

Tabla de contenidos

¡Hola, hola! Hacía bastantes días que no escribía, lo sé. Los exámenes y un cambio de estilo del blog me tienen increíblemente ocupada. ¡Pero ya no aguantaba más! La semana pasada leí una noticia que me llamó mucho la atención.

El titular dice así: “el profesor más querido de ingenieros renuncia a dar cases de refuerzo por presiones”. ¿Os imagináis de dónde vienen estas presiones? De sus compañeros. De los demás profesores. ¿Así se apoya la buena docencia en España?

Un profesor ilusionado, emocionado e implicado con los estudiantes

Se trata de Felipe Uriondo, un profesor que imparte clases en la universidad de Bilbao de la materia Electrotecnia (Grado de Ingeniería en Tecnologías Industriales). Este profesor universitario es el claro de que la buena docencia sí que es posible con emoción e ilusión.

El docente sabía de la dificultad de su asignatura y decidió dar clases de refuerzo. A ellas asistían alumnos que querían repasar los contenidos y preguntar las dudas que no habían podido consultar al profesor antes. Todo esto en horario no lectivo. 

Según sus alumnos y miembros del consejo de estudiantes dicen que es un profesor increíble. Un docente de vocación que demuestra que le apasiona la educación. Sus clases son activas, participativas y todos los estudiantes (incluso los que no estén en su grupo) están invitados a ir.

Su aula tiene las puertas abiertas para cualquier alumno que quiera aprender. Sin duda alguna, Felipe, con su buena docencia ha conseguido “conquistar” el corazón de los estudiantes. 

Estudiantes motivados, con ganas de aprender y atentos

Todos los alumnos de Felipe han dicho que ha sido uno de los mejores profesores que han tenido en la universidad. Afirman que él siempre está ahí para ayudarles, apoyarles y que se implica al máximo con los estudiantes. De está forma, ellos van a sus clases motivados, activos, con ganas de aprender, concentrados y atentos.

El consejo de estudiantes de la facultad ya ha remitido una queja argumentada y fundamentada al director del departamento. En ella, muestran su más que descontento e indignación con lo que se está haciendo con el docente. 

Pero, ¿acaso no deberían tener todos los profesores el mismo entusiasmo que Felipe? ¿No deberían todos los docentes apoyar, guiar y generar un aprendizaje auténtico en las aulas? Está claro que sí. 

Entonces, todos los profesores querrán aprender de él al máximo

Ese debería ser el razonamiento lugar, está claro. Pero los profesores del Grado de Ingeniería en Tecnologías Industriales) no están muy de acuerdo, parece ser. De hecho, están tan en desacuerdo que han sometido a graves presiones a Felipe para que deje de dar clases de refuerzo y también la docencia.

Una vez más, el talento, la buena docencia y la calidad educativa poco importan en este país. Hay un profesor al que adoran los alumnos por su excelente práctica enseñado y los demás se lanzan a su espalda. 

Está claro que para muchos ser un buen profesor es seguir los programas a raja tabla, estar callado, no protestar y no salirse de la línea que marca el colegio, instituto o universidad.

Tristemente, todavía se piensa que para ser un genial docente únicamente hace falta ser experto en una materia y transmitir conocimientos. Eso es lo dicta el sistema educativo y lo que muchos centros educativos quieren. Y cuando un profesor no quiere seguir las reglas… es despedido. 

¿Apoyar y aprender del talento de los profesores? Complicado en España…

No es la primera vez que leo una noticia como la de Felipe. Desgraciadamente, más profesores de los que me gustaría son despedidos por llevar a cabo una buena docencia. Tengo amigos que han acabado las prácticas de magisterio y no han sido contratados por ser demasiados alternativos.

Sé de profesores que han dejado de dar clase por presiones de sus compañeros y padres por malas palabras y acusaciones. Parece ser que todo lo que tenga que ver con talento, España no quiere saber nada. 

Pero, ¿por qué no se aprende de los docentes de corazón en vez de criticarles, apagarles y hacerles la vida imposible? La verdad es que no tengo una respuesta concreta a esa pregunta. Supongo (y cómo decía antes), los colegios, institutos y universidades prefieren a profesores sumisos, callados, quietos y que se dediquen únicamente a la transmisión de conocimiento. ¿Y qué pasa cuándo hay alguien distinto y con entusiasmo de verdad? Pues que desgraciadamente, en muchos casos, se irá a la calle. 

Esa es la manera que tiene España y un gran grupo de profesores y padres de valorar el talento y la buena docencia en las aula. ¿Has dónde vamos a llegar?

GrandesGeniosU.co

Somos un equipo de redactores y expertos en SEO comprometidos con reconocer a figuras destacadas a nivel local, nacional e internacional. Nuestra misión es compartir más información sobre sus vidas, obras y legados para asegurar que no sean olvidados. Gracias por leernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir